Como dijo Octavio Paz: no escribas, Elena, para no opacarme

Esta semana el nombre del poeta se volvió tendencia por el presidente de Argentina.

48
Octavio Paz y Elena Garro
Foto: @cultura_mx / Twitter

En días recientes, el nombre de Octavio Paz se convirtió en tendencia debido a las declaraciones que hizo el presidente de Argentina, Alberto Fernández, mismas que le valieron cientos de críticas.

Tras darse a conocer que la frase del presidente argentino era una mala cita de Paz, cientos de internautas comenzaron a hacer parodia y llenaron las redes sociales de memes sobre “Como dijo Octavio Paz”.

Sin embargo, un detalle a resaltar es que, dentro de esa ola de publicaciones, hubo varias que hicieron referencia a la violencia que ejerció el Premio Nobel de Literatura contra la escritora Elena Garro, con quien estuvo casado más de 25 años.

Celos y opresión

Las violencias ejercidas por el autor de Piedra de sol no son un secreto en el gremio cultural, pero se han minimizado y desestimado, incluso cuando la propia Elena Garro vivía.

Especialistas y periodistas han hecho un registro historiográfico de las violencias que ejerció Octavio Paz contra Garro, las cuales iniciaron desde que se casaron, de forma irregular, cuando la autora de Los recuerdos del porvenir no tenia ni 21 años.

“Me casé porque (Paz) quiso, pero desde entonces nunca me dejó volver a la universidad. Me dediqué a ser periodista porque él ganaba muy poco dinero entonces y porque eso no opacaba a nadie, sino que producía dinero. Y me dediqué a callar porque había que callar”, escribió Carlos Landeros en su obra biográfica Yo, Elena Garro.

Envidia por el talento

Otras de las violencias registradas contra Octavio Paz, y una de las más comentadas, es la forma en la que el poeta interfirió en la carrera literaria de Elena Garro, a quien habría disuadido de escribir cuentos y poesía para no opacarlo, como asegura la biógrafa oficial de Garro, Patricia Rosas Lopátegui.

“Elena Garro en una entrevista me dijo que Octavio Paz le había prohibido incursionar en el género de la poesía porque ése era su terreno”, declaró Rosas Lopátegui, de acuerdo con Infobae.

La propia Elena Garro escribió en sus Memorias de España 1937 que durante su matrimonio siempre tuvo “la impresión de estar en un internado de reglas estrictas y regaños cotidianos” por parte de su esposo.

Estos regaños hicieron que, durante muchos años, la obra de Elena Garro quedara relegada, incluso cuando se le considera precursora de uno de los géneros literarios más importantes de Latinoamérica en el siglo XX con Los recuerdos del porvenir: el realismo mágico.

La opresión y las violencias también quedaron en evidencia cuando se acusó a la dramaturga de ser la responsable de organizar el movimiento estudiantil de 1968 y se le señaló por sus trastornos mentales (se piensa que tenía depresión) obligándola a exiliarse en España.

Aun fuera de la influencia y poder de Octavio Paz, Elena Garro cargó con la culpa de ser “rebelde” y no obedecer a su esposo, tal como demuestra la correspondencia entre ambos escritores difundida por el periodista cultural Guillermo Sheridan.

“¡Ay! Octavio, yo tengo que llorar hasta mi último día, a ver si Dios me perdona por haber sido tan rebelde, estúpida, egoísta y majadera. No creo que tú puedas perdonarme, pero yo cumplo con una necesidad muy grande, que tengo de implorar tu perdón”, escribió Elena Garro a finales de 1989.

También te puede interesar:

Abandona al perro de su novia porque no es de raza y ella se venga así

Julieta Venegas participa en M: Mujeres que suenan de ONU Mujeres

Emilia Clarke presenta cómic con madre soltera cuya menstruación le da poderes

Papa Francisco rechaza renuncia de arzobispo Marx tras “catástrofe de abuso sexual”

VIBEtv