“Dolor y Política”, el nuevo libro de Marta Lamas sobre la diversidad de los feminismos

En la presentación virtual de su obra “Dolor y Política”, expertas en materia de género coincidieron en hacer políticas que derriben los sistemas patriarcales y opresión.

105
Presentación del libro Dolor y Política
Foto: @ISBeauvoir / Twitter

Marta Lamas ha lanzado su reciente libro titulado Dolor y Política: sentir, pensar y hablar desde el feminismo en el que plasma la lucha de los movimientos feministas a lo largo de los años, especialmente el que se ha llamado como “la cuarta ola del feminismo” que se caracteriza por ser empujada por las emociones, la cual ha resultado preocupante, especialmente por la actual política.

En su obra, la académica describe dos lados del feminismo: uno de ellos habla sobre la expansión de la masa crítica feminista, la forma en la que se expresan, sus activismos, la participación y la visibilidad que le quieren dar a la sociedad; el otro lado, muestra los distintos choques que existen entre el movimiento, el radicalismo, nuevos movimientos excluyentes o que resultan ser lo contrario a la universalización de los derechos humanos y la emancipación de las mujeres.

En cierto sentido, lo emocional se ha convertido en el motor de muchas tendencias feministas y enfatiza la diferencia entre un tipo de feminismo y otro, asegura Marta Lamas. El texto propone encontrar puntos de comunicación, apostando por el diálogo, la terminología y la inclusividad. En el movimiento, de lo contrario, sería imposible realizar de manera efectiva la política feminista, como menciona El Economista.

Tender puentes entre generaciones

Isabel Fulda, politóloga y subdirectora del GIRE, destacó en su participación uno de los planteamientos básicos de las publicaciones de Marta Lamas: tender un puente entre generaciones e ideologías; construir sobre las diferencias y la diversidad. Esto no sería posible sin el diálogo entre grupos, tendencias, mujeres y sus feminismos.

Ante esto, es importante hablar desde la interseccionalidad y diversidad de las mujeres y sus necesidades, realidades y requerimientos. Por ello, el feminismo debe constituir un movimiento, aunque existan brechas, fuerzas motrices y expresiones específicas. Esforzarse por lograr un objetivo común e integro incluyendo brindar visibilidad, protección y no descalificar. De esta manera el movimiento en conjunto esté articulado políticamente.

En su escrito, Marta Lamas enfatizó la importancia de orientar la ira y el sufrimiento legal, y concretar efectivamente la política desde el movimiento, el diálogo, la negociación y la reconciliación, no sólo entre grupos y activistas, ya que lo mismo ocurre entre los políticos y todos los actores de la sociedad como: círculos académicos, círculos de investigación, activistas institucionales, funcionarios públicos, agentes privados y todos los partidos políticos que logren el cambio, la transformación y la revolución desde una perspectiva feminista.

La directora del Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir y antropóloga, Friné Salguero, también enfatizó en su interpretación de este libro que es necesario reconocer, expresar y confirmar la relación entre las tendencias feministas.

Todas las diferencias, incluso si existen diferencias entre ellas como los principios y medios sí tienen un objetivo común, que es eliminar los sistemas que violan y restringen el ejercicio de los derechos de las mujeres. Una situación que solamente se puede lograr mediante el diálogo y la reconciliación.

Fabio Vélez, docente de la UNAM y experto en tópicos de lingüística, de igual manera participó, pero apoyando otra de las hipótesis plateadas por Marta Lamas, en el que dice que existe la posibilidad de que los problemas de choque, como la exclusión y el radicalismo, entre las mismas corrientes feministas no sólo radiquen en contrapropuestas de expresión, manifestación ideologías o principios, sino que podrían hacerlo desde las brechas de lenguaje y la comunicación.

“Es posible que la incomprensión (entre diversas corrientes) llegue incluso antes del debate con la resignificación diferente del fenómeno”, comentó durante su participación.

Una de las cosas que Marta Lamas ha dejado muy claro en Dolor y Política: sentir, pensar y hablar desde el feminismo es su preocupación en esta cuarta ola del feminismo que no es capaz de escuchar, que descalifica, juzga y se niega al diálogo.

También te puede interesar:

Fat Girl Glow, el blog para hablar de cuerpos diversos

Sonora realiza las primeras rectificaciones de identidad de género en actas de nacimiento

En Chihuahua ya no prescribirá el delito de feminicidio

VIBEtv