5 frases vigentes para recordar a Simone de Beauvoir a 35 años de su muerte

La escritora francesa Simone de Beauvoir sentó las bases del movimiento feminista moderno.

161
Simone de Beauvoir
Foto: @cultura_mx / Twitter

Simone de Beauvoir nació como Simone Lucie-Ernestine-Marie-Bertrand de Beauvoir el 9 de enero de 1908 en París, Francia. Fue la hija mayor de una familia burguesa, De Beauvoir fue criada estrictamente católica y enviada a escuelas conventuales durante su juventud y era tan devotamente religiosa que consideró convertirse en monja.

Sin embargo, a la edad de 14 años, la curiosa De Beauvoir tuvo una crisis de fe y se declaró atea. Por lo tanto, se dedicó al estudio de la existencia, cambiando su enfoque a las matemáticas, la literatura y la filosofía.

En 1926, Simone de Beauvoir dejó su hogar para asistir a la prestigiosa Sorbona, donde estudió filosofía y se elevó a la cima de su clase. Completó sus exámenes y una tesis sobre el matemático y filósofo alemán, Gottfried Wilhelm Leibniz en 1929.

Ese mismo año, De Beauvoir conoció a otro joven estudiante, el filósofo existencialista en ciernes, Jean-Paul Sartre, con quien pronto formaría un vínculo duradero que influiría profundamente en ambos, tanto en sus vidas personales como profesionales.

Fue así como juntos formaron una sociedad y un romance que darían forma a sus vidas y creencias filosóficas. De Beauvoir publicó innumerables obras de ficción y no ficción durante su dilatada carrera, a menudo con temas existencialistas, incluida The Second Sex de 1949, que se considera una obra pionera del movimiento feminista moderno. Incluso, también prestó su voz para diversas causas políticas y viajo extensamente por el mundo.

Relación con Sartre y la Segunda Guerra Mundial

Impresionado por el intelecto de Beauvoir, Sartre había pedido que la presentaran. En poco tiempo, su relación se volvió romántica, pero también permaneció totalmente poco convencional. Simone de Beauvoir rechazó desde el principio una propuesta de matrimonio de Sartre.

Los dos tampoco vivirían nunca bajo el mismo techo y ambos eran libres de buscar otras salidas románticas. Permanecieron juntos hasta la muerte de Sartre décadas después en una relación que a veces estuvo cargada de tensión y, según la biógrafa Carole Seymour-Jones, finalmente perdió su química sexual.

Las libertades individuales que la estructura de su relación le otorgó a la pareja permitió que de Beauvoir y Sartre se separaran por un tiempo, aceptando cada uno trabajos de enseñanza en diferentes partes de Francia.

De Beauvoir enseñó filosofía y literatura durante la década de 1930, pero durante la Segunda Guerra Mundial fue destituida de su cargo por el gobierno de Vichy después de que el ejército alemán ocupara París en 1940.

Mientras tanto, Sartre, quien fue reclutado por el ejército francés al comienzo de la guerra, fue capturado en 1940, pero liberado al año siguiente. Tanto Simone de Beauvoir como Sartre trabajarían para la Resistencia Francesa durante el resto de la guerra, pero al no poder enseñar, De Beauvoir pronto lanzó también su carrera literaria.

Ella vino para dejar un legado

El primer trabajo importante publicado de Simone fue la novela de 1943, She Came to Stay, que utilizó el triángulo amoroso de la vida real entre de Beauvoir, Sartre y una estudiante llamada Olga Kosakiewicz para examinar los ideales existenciales, específicamente la complejidad de las relaciones y el problema de la personalidad de una persona, su conciencia en relación con “el otro”.

Continuó al año siguiente con el ensayo filosófico Pyrrhus and Cineas, antes de volver a la ficción con las novelas The Blood of Others (1945) y All Men Are Mortal (1946), ambas centradas en su investigación en curso de la existencia.

Durante la década de 1940, de Beauvoir escribió otras obras como: Who Shall Die?, y también escribía y editaba ensayos para la revista Les Temps Modernes, la cual había sido fundada por Jean-Paul.

Sus últimos momentos

En las últimas etapas de su carrera, de Beauvoir dedicó gran parte de su pensamiento a la investigación del envejecimiento y la muerte. Su obra de 1964, A Very Easy Death detalla el fallecimiento de su madre, Old Age en 1970 y analiza el significado de los ancianos en la sociedad y  Adieux: A Very Easy Death en 1981, publicado un año después de su muerte, recuerda los últimos años de la vida de su pareja.

De Beauvoir murió en París el 14 de abril de 1986, a la edad de 78 años. Comparte tumba con Sartre en el cementerio de Montparnasse.

Frases de Simone de Beauvoir

  • “El hombre se define como un ser humano y la mujer como una mujer; siempre que se comporta como un ser humano, se dice que imita al hombre”.
  • “No se nace, sino que se hace mujer”.
  • “El autoconocimiento no es garantía de felicidad, pero está del lado de la felicidad y puede proporcionar el coraje para luchar por ella”.
  • “El día en que la mujer pueda amar no en su debilidad sino en su fuerza, no para escapar de sí misma sino para encontrarse a sí misma, no para humillarse sino para afirmarse a sí misma – ese día el amor se convertirá para ella, como para el hombre, fuente de vida y no de peligro mortal. Mientras tanto, el amor representa en su forma más conmovedora la maldición que pesa pesadamente sobre la mujer confinada en el universo femenino, mujer mutilada, insuficiente para sí misma”.
  • “La vida de uno tiene valor en tanto se atribuye valor a la vida de los demás, por medio del amor, la amistad, la indignación, la compasión”.

También te puede interesar:

Anuncian edición virtual de la Fiesta del Libro y la Rosa 2021

CIMA extiende apoyo a mujeres cineastas de América Latina

Flora Tristán: una de las grandes representantes del feminismo moderno

VIBEtv