3 poemas para festejar los 98 años de vida de Dolores Castro

Dolores Castro es considerada como una de las poetas mexicanas más reconocidas y premiadas.

114
Dolores Castro
Foto: @VSCLS / Twitter

La narradora y poeta, Dolores Castro, nació en Aguascalientes, Aguascalientes un 12 de abril de 1923. Su carrera de Derecho la estudió en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y más tarde realizaría una Maestría en la misma institución en Letras Modernas; sin embargo, su crecimiento académico seguiría creciendo al continuar con sus estudios en Estilística e Historia del Arte en la Universidad Complutense de Madrid, en España.

Fue profesora en las escuelas de Bellas Artes de Veracruz, Cuernavaca, Estado de México, en la UIA y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García; también es la fundadora de Radio UNAM y productora de algunos programas radiofónicos; como también jefa de redacción, de Barcos de Papel; miembro del consejo de redacción Suma Bibliográfica.

La participación de Dolores Castro como colaboradora de Barcos de Papel, Fuensanta La Palabra y El Hombre, Nivel, Poesía de América, Suma Bibliográfica y Revista de la UIA.

Premios:

  • Premio Nacional de Poesía Mazatlán (1980) por el poema “¿Qué es lo vivido?”.
  • Premio Iberoamericano de Poesía Ramón López Velarde (2013).
  • Premio Nacional de Ciencias y Artes en Literatura y Lingüística (2014).
  • Medalla José Emilio Pacheco (2016)

Poemas:

  • Algo le duele al aire

Algo le duele al aire,
del aroma al hedor.
Algo le duele
cuando arrastra, alborota

del herido la carne,
la sangre derramada,
el polvo vuelto al polvo
de los huesos.

Cómo sopla y aúlla,
como que canta
pero algo le duele.
Algo le duele al aire

entre las altas frondas
de los árboles altos.
Cuando doliente aún
entra por las rendijas

de mi ventana,
de cuanto él se duele
algo me duele a mí,
algo me duele.

  • La sangre derramada

Al borde del camino
lo encontramos
el mismo pantalón, la blusa blanca:
sobre su espalda

amapola de sangre.
Llaman de gracia al tiro
que enmudeció su boca,
ahogó su amor

y me dejó baldada.
El estallido
de aquel tiro de gracia
aún retumba
y aúlla en el aire, aúlla.

  • La tierra está sonando

La tierra está sonando
y yo estoy desolada,
hueca por dentro, triste.
Mi juventud se tiende como el ala

rígida y negra de una golondrina.
Se me estremecen muy espesos árboles
y me duelen las aguas más tranquilas.
La tierra está sonando.

Llora de amor y hiere
mientras ama.
Y mata y acaricia.
¡Quién nos encierra duro

como la flor en su rojo silencio
de párpados ahogados
o de cerrados pétalos!
La tierra está sonando:

Aguas, espesos árboles:
¡Tierra sobre mi cuerpo!

También te puede interesar:

Nathy Peluso colabora con ONU Mujeres para hablar de feminismo

“Nomadland” de Chloé Zhao arrasa en los premios BAFTA

Conoce la exposición digital Musas Muxe de Nelson Morales

Inauguran recorrido virtual de la Casa-Estudio Leonora Carrington

VIBEtv