¿Qué es el techo de cristal y cómo enfrentarlo?

Esta expresión es utilizada para hacer referencia a las barreras invisibles que impide a las mujeres acceder a puestos de liderazgo.

88
Techo de cristal
Foto: Pexels

El techo de cristal es una expresión que hace referencia a las barreras invisibles que se interponen entre las mujeres y los puestos de liderazgo o mayor jerarquía dentro de una empresa.

El término contempla, detalla la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres (CONAVIM), un conjunto de normas que no están escritas, pero que establecen una limitación a las mujeres para escalar en lo laboral.

La metáfora del techo de cristal (glass ceiling barriers en inglés) fue utilizada por primera vez por la consultora de ámbito laboral estadounidense, Marilyn Loden, en 1978, durante una mesa redonda en la que se trataron temas sobre las aspiraciones de las mujeres, acorde con información de la BBC.

¿Te has topado con que en los cargos de mayor rango comúnmente ves a hombres? Eso es justamente el techo de cristal que impide que las mujeres, pese a las habilidades, experiencia o demás bagaje con el que cuenten para desempeñarse en un puesto, simplemente no se les permite acceder a él.

Marilyn Loden señala que esto se debe a los obstáculos sociales y culturales que se interponen a la mujer para impedirle su ascenso y explica que no se trata de una situación individual, sino del sistema estructural.

Entre estos obstáculos para acceder a puestos de liderazgo se encuentran:

Los estereotipos sobre que la mujer es subordinada y no está capacitada para ejercer un puesto de mando se siguen reproduciendo.

El peso que se le da a la vida personal de la mujer es otro factor, pues se asocia a la figura femenina como quien debe estar en el hogar y cuidar a los hijos, por lo que se prejuzga que no tendrá tiempo o disposición para ejercer su vida profesional plenamente.

El prototipo de empleado sigue siendo el hombre, al ser relacionado con el trabajo y el éxito por el sistema machista. Además de que las instituciones privadas y publicas se rigen en su mayoría por las reglas masculinas, pues son estos quienes suelen estar en la cima de la estructura jerárquica y ser quienes predominan dentro de una organización.

Más que los méritos, al momento de elegir un puesto directivo se toman en cuenta las relaciones que los hombres desarrollan dentro de las compañías.

Rompiendo el techo de cristal

Pese a que existen casos en los que compañías han reconocido y asignado a mujeres para puestos directivos, lo cierto es que no es lo común, por lo que la lucha por el acceso igualitario a estos cargos sigue en pie.

Romper con este no es tarea sencilla, pues implica a la sociedad, sus estructuras y las de las distintas compañías y las propias autoridades gubernamentales, quienes debes buscar la creación de leyes para alcanzar la equidad de género en las empresas, tanto en los puestos, como en lo referente al salario.

Grupo Ático 34 destaca que las empresas deben comprometerse con la creación de entornos en donde los empleados sean considerados por sus logros y no por su género, e indica que la educación para eliminar los roles de género y los estereotipos también es crucial.

“Algunas medidas adoptadas por las empresas para empoderar a las mujeres e impulsar la igualdad de género incluyen establecer metas de diversidad de género para aumentar la representación de las mujeres en los niveles directivos desarrollando el talento femenino en todos los puestos de decisión, así como asumir la representación paritaria –mitad y mitad– de las mujeres en sus juntas directivas”, menciona la CONAVIM.

También te puede interesar:

Esto es lo que debería de ganar una ama de casa, según el INEGI

Muerte fetal, un hecho recurrente del que poco se habla

¿Por qué la colposcopia es clave para detectar casos de cáncer de cuello uterino?

IMSS-Bienestar despidió a mujer indígena de Oaxaca, víctima de filtración de fotos íntimas: CNDH

VIBEtv