Flora Tristán: una de las grandes representantes del feminismo moderno

Socialista radical, feminista y primera internacionalista; Flora Tristán fue una mujer que como muchos han dicho, estaba adelantada a su época.

309
Flora Tristán
Foto: @CancilleriaVE / Twitter

Cuando Flora Tristán se va de París a Perú, el país de su padre, en 1833, no sabe que la herencia que había venido a reclamar la llevaría por un camino muy diferente. ¿Cómo se convirtió la hija de un aristócrata peruano y autoproclamado “paria” en una de las primeras militantes feministas y socialistas?

Nacida en 1803 en París, Flora Tristán es hija de Mariano Tristán y Marquis, coronel de la Armada española nacido en Perú y Anne-Pierre Laisnay exiliada francesa durante la Revolución. La pareja se conoció y se casó en España. Lamentablemente, Tristán no pasó por los trámites para que se reconociera el matrimonio y falleció repentinamente; Flora tenía 5 años.

La cómoda vida que habían llevado terminó abruptamente y seguirían años de luchas financieras, lo que obligó a Flora a casarse a los 17 años con André Chazal, un grabador para quien trabajaba como colorista, y que resultó ser una unión llena de infelicidad.

Chazal era celoso y violento con Flora que también tenía un temperamento fogoso. Sin embargo, tuvieron tres hijos juntos, dos de ellos llegando a la edad adulta y su hija Alina, quien se convertiría en la madre del pintor Paul Gauguin.

Viaje a Perú y Peregrinaciones de una paria

En 1825, Flora Tristán, entonces embarazada de Alina, logró escapar de su marido. El divorcio no estaba permitido en Francia en ese momento, pero nunca volverían a estar juntos. Para mantener a su familia, comenzó a trabajar como empleada doméstica y eso la hizo particularmente sensible a la difícil situación de los trabajadores y la condición de las mujeres.

En 1833, Flora decidió reunirse con la familia de su padre en Perú, con la esperanza de ser reconocida y compartir su herencia. El viaje a Arequipa, sede de la familia Tristán, fue largo y difícil, sobre todo porque casi se muere de sed en el camino. Al conocer a su tío Pio Tristán y Moscovo, la cabeza de familia y ex virrey del Perú, sus ilusiones se hicieron añicos.

Dado que el matrimonio de sus padres nunca fue reconocido, se la consideró ilegítima, pero aun así, recibiría una pequeña pensión. Después de quedarse un poco en Lima en el camino de regreso, no pudo evitar notar la injusticia social en Perú.

La brecha entre ricos y pobres, hombres y mujeres, peruanos descendientes de españoles, nativos y afroperuanos, fue lo que la llevó a escribir un libro, comenzando su carrera como autora con Peregrinaciones de una paria; el libro no agradó al tío por lo que se le quitó la pensión.

“El hombre más oprimido encuentra un ser al que oprimir, su esposa: ella es la proletaria del proletario”, Flora Tristán.

Feminismo y socialismo: una utopía

Libre de ser juzgada, Flora Tristán se convirtió en activista política, escribiendo panfletos, luchando por la causa de la condición de la mujer, pero también pidiendo el fin de la pena capital. El socialismo estaba entonces en su infancia, pero a ella le interesaba, especialmente su lado más utópico.

Ella ideó su propio tipo de socialismo que resumió en el libro Sindicato de Trabajadores (1843) donde llamó a la creación de “sindicatos” si el proletariado quería convertirse en una fuerza política a tener en cuenta.

Posteriormente, Flora se embarcó en una gira por Francia para promocionar su libro y difundir sus ideas. Infortunadamente, en noviembre de 1844, contrajo fiebre tifoidea y murió en Burdeos a los 41 años. Sus reuniones y discusiones con militantes y trabajadores de fábricas se publicaron póstumamente.

Al colocar a la mujer en el centro de su pensamiento político, Flora Tristán afirmó que los derechos de los trabajadores y las mujeres son una lucha unificada y que la verdadera emancipación no puede suceder sin la liberación de las mujeres. Esto la convirtió en una de las primeras feministas modernas.

También te puede interesar:

3 poemas para recordar a Gabriela Mistral

Amanda Gorman, la primera poeta en la portada de Vogue EU

Cinco datos que no conoces de Billie Holiday, una de las más grandes voces del jazz

Ellie Goldstein, la modelo de Gucci que rompe paradigmas

VIBEtv