La ‘friendzone’ no existe, es otro micromachismo fuertemente difundido

Utilizar este concepto solo culpabiliza y juzga a quien dice que "no" a una relación de pareja o sexual.

482
La friendzone no existe, es un micromachismo
Foto: Pixabay

Los micromachismos son esos actos cotidianos que representan una agresión machista pero que no dejan huellas físicas y que se han ido normalizando tanto que parecen expresiones comunes, las cuales han sido fomentadas por la estructura patriarcal que sigue dominando en la sociedad.

Dentro de estos micromachismos se encuentran chistes, memes, el sexismo en el lenguaje, el acoso callejero con los mal llamados piropos, la asignación de roles por género, el uso del espacio público, entre otros, de acuerdo con la investigación Micromachismo: manifestación de violencia simbólica, de Magaly Benalcázar-Luna.

La friendzone, concepto que se ha popularizado para referirse al hecho de que una mujer se niegue a establecer una relación sexual o de pareja con un hombre y lo “dejé” o “mande” a la zona de amigos, es un micromachismo, el cual juzga y culpa a la mujer simplemente por decir “no”.

La friendzone no existe

La friedzone ha sido motivo de memes; descripción de fotos donde hombres están solos cargando flores u obsequios; ha motivado ataques a quienes dicen que no y se ha convertido en un término “comodín”, tan fácil de decir para que el rechazo sea más cómico o que alguien tenga la culpa de este.

Sin embargo, hay que dejar en claro que la friendzone no existe, pues una mujer no le queda debiendo algo a alguien solo por decirle que prefiere no tener una relación sexual o de pareja con él; tampoco tiene porque aceptar solo porque se lo pidieron o fueron amable, ni debe explicaciones por expresar que no está interesada en cambiar la situación de amigos, si es que lo eran, o incluso de conocidos.

Así que es momento de aceptar el dolor de ser rechazado, evitar culpar a alguien de esto, responsabilizar a terceros o amortiguar el golpe, porque si bien, duele, lo mejor es enfrentarlo, simplemente ella no quiere nada más, y no por eso debemos inventar zonas que fomentan las relaciones de poder entre hombre y mujer.

VIBEtv