Estadios de Alemania se iluminarán de la bandera LGBT+ tras rechazo de la UEFA

La UEFA rechazó, este martes, que el estadio de Múnich se ilumine con los colores de la bandera gay para la recepción de Hungría.

129
Estadio Allianz Arena
Foto: EFE

La Unión de Federaciones Europeas de Fútbol (UEFA) negó el estadio iluminado con los colores del arcoíris de la comunidad LGBT+ al alcalde de Múnich en el Allianz Arena, por lo que, en respuesta, se ha prometido colorear los edificios de la ciudad, incluyendo los recintos de sus equipos de futbol. La idea ha sido respaldada por el resto de Alemania y Europa.

El futbol y la política vuelven a fusionarse durante el Campeonato de Europa, esta vez con motivo del partido Alemania vs Hungría, tras la decisión de Budapest de aprobar una ley contra la “propaganda gay” en las escuelas.

Ley estigmatizada también por un documento firmado por 13 países de la Unión Europea (UE), entre los que destaca la presencia de Francia, Alemania y España y la ausencia de Italia, sólo con Roma sumándose.

El “no” de la UEFA a la iniciativa del alcalde Dieter Reiter, que quiere iluminar el estadio con luces de arcoíris durante el partido, se convierte rápidamente en un tema polémico.

Inmediatamente llega una avalancha de críticas, interrumpidas sólo por la reacción satisfecha de Budapest, que considera que es una decisión “correcta”. al tiempo que especifica que no es competente en el tema particular que enfrenta la ciudad de Múnich y la UEFA.

Alemania está compactamente indignada: desde la CDU hasta el SPD, todo el mundo condena la decisión de la Federación Europea de Fútbol.

“Querida UEFA, estás peor de lo que pensaba. ¡Qué vergüenza!”, Acusó el secretario general socialdemócrata Lars Klingbeil sobre las extremas decisiones que se han tomado; y la crítica también proviene de varias capitales.

Así como una serie de contrapropuestas: dar la bienvenida al equipo húngaro en una ciudad con edificios arcoíris, como sugirió el alcalde, pero también la invitación a los aficionados, lanzada por el secretario de Estado alemán para Asuntos Europeos, Michael Roth, para ir al estadio con una bandera arcoíris, en señal de solidaridad.

En definitiva, un mensaje a Orban mucho más extenso, transversal y decisivo que la idea inicial de acceder a las luces del estadio. Tanto es así que el presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin, en medio de la jornada, decide intervenir para explicar sus razones:

“Fue la petición de un político, claramente una señal dirigida a un acto político por un gobierno de otro país. El fútbol no puede permitir que se utilice con fines políticos”.

También te puede interesar:

¿Qué significa cada sigla de LGBTTTIQAP?

Esta es la ruta de la marcha LGBTTTIQAP del próximo sábado en la CDMX

Convocan a la Guelaguetza Muxe 2021

VIBEtv