¿Cómo saber si una proteína en polvo cumple lo que promete?

Este producto ha ganado mucha popularidad en los últimos años.

165
Proteína en polvo
Foto: Unsplash

Con todo el alboroto que rodea a Bárbara de Regil, quien ha sido acusada de vender una proteína que no contiene ingredientes saludables, es inevitable preguntarse cómo saber si una proteína en polvo cumple con lo que promete.

De acuerdo con la Harvard Medical School, las proteínas en polvo son formas de proteína pulverizada que provienen de las plantas (arroz, papas, guisantes, etc.), huevo o leche, pero que pueden incluir otros ingredientes, como azúcares añadidos, vitaminas o minerales.

La cantidad de proteína por cucharada que contiene cada producto puede variar de entre 10 a 30 gramos. Aquellas opciones que se usan para desarrollar músculo suelen contener generalmente la suma más alta.

Dado que las marcas de proteína en polvo son muchísimas actualmente, es importante considerar ciertos aspectos que aseguran que una proteína en polvo cumplirá su promesa (sin importar cuál sea).

Verifica la fuente de proteína

De las diferentes marcas, siempre será mejor opción aquella que sea un aislado de proteína de suero, ya que es completa, se absorbe más fácilmente y es más afectiva para la síntesis muscular. La proteína de colágeno es la menos recomendada.

Proporción de BCAA

BCAA es la abreviatura de aminoácidos de cadena ramificada, tres bloques de construcción de proteínas esenciales para el mantenimiento y el crecimiento.

Un buen producto, cuya promesa sea desarrollar músculo, contendrá dos partes de leucina por una de isoleucina y otra de valina, porción ideal para el desarrollo muscular y la pérdida de grasa. Por otro lado, esta no es la opción para quienes buscan bajar de peso y hay que evitarla.

Carbohidratos entre los ingredientes

Las personas sanas y que usan el producto para desarrollar músculo deben elegir proteínas en polvo que tengan hasta un 3% de su valor diario de carbohidratos por porción. Estos aumentan la insulina, que promueve la absorción de aminoácidos y, por lo tanto, estimulan el crecimiento muscular.

Pero, quienes sufren diabetes, tienen que seleccionar opciones sin azúcar agregada y baja en carbohidratos.

Productos certificados

Una manera de asegurarse de que una proteína en polvo cumple con su promesa es viendo si está certificada, ya sea por una institución de salud o del deporte. Estas la han probado ya y tienen más que clara su calidad y seguridad.

Si tienes duda sobre una proteína en polvo en especial, busca la asesoría de un nutriólogo profesional.

También te puede interesar:

¿Qué proteínas necesita mi hijo para su desarrollo?

VIBEtv