Dale la bienvenida a cada mañana con ejercicios para hacer después de levantarte

Para empezar bien el día, tómate el tiempo de despertarte respetando tu cuerpo y ponlo en movimiento con suavidad. Aquí hay 3 ejercicios para emerger pacíficamente.

262
Despertador para iniciar el día
Foto: Pexels

Comenzar las mañanas puede ser todo un reto para todos, algunos días son buenos y otros no lo son tanto, incluso saber si el día será bueno es un volado, especialmente porque pocas veces conocemos nuestra mente y cuerpo. Para tener días productivos, dicen que la mejor forma de iniciarlos es con productividad, checa algunos ejercicios que puedes hacer poco después de haber abierto los ojos.

Estira el cuerpo

Cuando te despiertas, una vez que tienes los ojos abiertos, te quedas en la cama unos segundos y aprovechas para estirarte lentamente y despertar tus músculos. De hecho aquí hay varias formas en las que puedes hacer estos movimientos:

  • Acostado: Toma conciencia de tu cuerpo y de tu respiración. Luego, como un gato, estírate suavemente, tómate tu tiempo: estira brazos y piernas, bosteza y siente cómo los músculos vuelven a tensarse después de este período de descanso.
  • Redondea la espalda: Mientras sigues acostado, lleva tus rodillas, como si las abrazaras, hacia tu estómago. Sentirás el estiramiento en cada parte de tu cuerpo y como a la vez liberas tensión.
  • Levántate: Al terminar los dos puntos anteriores, levántate lentamente cuando el cuerpo vuelva a estar en movimiento; comienza recostándote de costado, en posición fetal, luego siéntate poco a poco al borde de la cama antes de enderezarte lentamente.

Revive la energía vital

Inspirada en el qi gong (gimnasia tradicional china) esta práctica basada en movimientos lentos y flexibles te permite desbloquear el cuerpo y ser receptivo a la energía vital de la mañana.

  • De pie: Inhala lenta y profundamente por la nariz, luego, extiende los brazos al igual que un ave cuando extiende sus alas. Con las palmas de las manos hacia el cielo, levanta los brazos mientras también haces lo mismo con los talones.
  • Exhala: No olvides de hacerlo profundamente y por la boca, lleva los brazos a los costados y apoya los talones en el suelo. Recuerda que al inhalar te levantas y al exhalar, bajas el cuerpo.
  • Conciencia: Toma conciencia de los sentimientos de plenitud, confianza y bienestar que se instalan por la mañana.

Desarrolla optimismo

Nuestros pensamientos son creativos e influyen directamente en nuestras elecciones y nuestras decisiones. Si por la mañana pensamos que todo va a salir mal, es probable que esta posibilidad se convierta en una realidad.

Por lo tanto, cultivamos la intención opuesta: nos estamos preparando vivir este día armoniosamente y regocijarse con las pequeñas alegrías de la vida cotidiana.

  • Sentado: Inhala lentamente mientras inflas el estómago como un globo e imagina que te llenas de energía positiva y de bienestar.
  • Exhala: Hazlo por un largo rato por la boca, apretando de forma ligera los labios e imaginando que el aliento pasa por un popote. Cuanto más larga sea la exhalación, mejor será la relajación.
  • Visualizar: Imaginar de forma realista cada uno de tus proyectos del día, te dará claridad para llevarlos a cabo de manera serena y en los que seguramente verás resultados positivos.
  • Aprieta: Contrae un poco los músculos para imprimir la energía positiva, mientras programas el éxito del día. Aprieta los puños, la mandíbula, los glúteos por cinco segundos y suéltalos mientras respiras con profundidad.

También te pude interesar:

Languidez, el nuevo sentimiento que nos dejó la pandemia de COVID-19

Tips para dejar de posponer la alarma y levantarse temprano

¿Cómo afecta tu cuerpo el consumo de pastillas anticonceptivas?

Las abejas y su labor fundamental en los cultivos del mundo

VIBEtv