Slackline, pon a prueba tu equilibrio y concentración… ¡sobre una cuerda!

Sólo para riders atrevidos, aventureros y conocedores del deporte extremo.

64
Slackline Equilibrio Concentración
CC-BY-Jakub Michankow en Flickr

¿Quieres retar al máximo tu equilibrio y concentración? Entonces el slackline es para ti. Se trata de un deporte de equilibrio en el que se utiliza una cinta plana, normalmente de materiales como nylon o poliéster, conocida como ‘línea’, que se sujeta entre dos puntos fijos, generalmente árboles. Sólo para amantes del deporte extremo. ¡Vamos, slackliners!

Inició como forma de entretenimiento

El slackline debe su origen a Jeff Ellington y Adán Grosowsky, pareja de escaladores originarios del Valle de Yosemite, en California, quienes a principios de la década de los 80, y como forma de entretenimiento, empezaron a practicarlo utilizando cadenas y cables que tenían a la mano. Con el tiempo empezaron a utilizar equipos de escalada, hasta convertirse en un deporte que empezó a tener fama y a expandirse en todo el mundo.

No confundirlo con funambulismo

¿Viste el documental de Man on wire (James Marsh, 2008)? Pues eso es funambulismo y es diferente al slackline, ya que para el primero se utiliza principalmente un cable metálico tenso, mientras que en el slackline la línea es una cinta plana y no está completamente tensa, permitiendo un cierto grado de balanceo y flexibilidad, asimismo en el slackline tampoco se utilizan varas para mantener el equilibrio.

6 maneras diferentes de practicar slackline

1. Trickline

En esta modalidad, que es la más conocida y más practicada por los amantes de este deporte, se utiliza una cinta de 5 cm de anchura y la línea se coloca más o menos a 1,20 metros de altura y a una distancia entre los 15 y 20 metros. La cinta debe de estar tensa al máximo para que los slackliners puedan realizar saltos y trucos impresionantes.

2. Longline

Además de realizar posturas de equilibrio, en esta modalidad pondrás a prueba tu seguridad y tu máxima concentración, ya que se utilizan cintas de 2,5 cm de anchura y a partir de 30 metros de longitud, y la meta es cruzar de un lado a otro manteniendo el equilibrio. En el longline existe un balanceo mucho mayor debido a la longitud de la línea.

3. Highline

Es la modalidad más extrema. Realizar este tipo de slackline requiere de mucha experiencia, así como de seguridad en el montaje ya que, al realizarse sobre líneas a partir de los 20 metros de altura, existe más riesgo y peligrosidad. Para ello los slackliners utilizan material de seguridad (arnés y leash) enganchado a la cinta, aunque hay quienes realizan esta modalidad sin ningún tipo de aseguramiento. ¡Qué atrevidos!

Te puede interesar: ¿Quieres un six pack de acero? Tres ejercicios para fortalecer tu abdomen

4. Waterline

Si lo tuyo es el agua, entonces la modalidad waterline es para ti. Este tipo de slackline consiste en montar una línea de 2,5 cm o de 5 cm de anchura sobre el agua, esto dependerá si te interesa sólo andar sobre la línea o también realizar saltos y trucos. ¡No te confíes! Pareciera sencillo, pero debido al movimiento natural del agua, da la impresión de que la línea se mueve y esto dificulta la hazaña. ¡Cuidado con el vértigo!

5. Rodeoline

Si de modalidades de slackline difíciles hablamos, esta es la ganadora. El rodeoline es considerada una de las más complicadas porque se coloca una línea muy poco tensada en forma de U y la idea es que consigas hacer un balanceo de pie sobre la misma, como si se tratara de un columpio andante sin sujetarte por ningún lado. ¡Nada sencillo!

6. Yoga slackline

No podía faltar esta modalidad para los amantes del yoga que, como su nombre lo indica, se trata de practicar slackline realizando posturas de yoga encima de la cinta. ¿Recuerdas lo que sudas cuando practicas yoga en tu mat? ¡Imagínate balanceando sobre una cuerda! Sólo para ‘yoguis’ atrevidos y conocedores.

Con información de Slackline España.

Te puede interesar: #Enciéndete, el mensaje de Reebok para la nueva normalidad

VIBEtv