¿Cómo identificar una relación tóxica con tu terapeuta?

30
Relación con tu terapeuta
Relación con tu terapeuta

La terapia puede ser una herramienta poderosa para el crecimiento personal y el bienestar emocional. Sin embargo, en ocasiones, puede surgir una relación tóxica entre el paciente y el terapeuta. Identificar esta dinámica negativa es crucial para proteger tu salud mental y buscar la ayuda adecuada.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por ViBE TV (@vibetvmx)

A continuación, te proporcionamos algunas señales que podrían indicar una relación tóxica con tu terapeuta.

  1. Falta de empatía: Uno de los pilares de una relación terapéutica saludable es la empatía. Si sientes que tu terapeuta no muestra interés genuino por tu bienestar, no te escucha o minimiza tus experiencias, es posible que estés en una relación tóxica. El terapeuta debe ser alguien en quien puedas confiar y sentirte comprendido.
  2. Abuso de poder: Un terapeuta abusivo puede utilizar su posición de autoridad para manipularte o controlarte. Si sientes que tu terapeuta te intimida, te culpa constantemente o te hace sentir inferior, es importante reconocer que esto no es parte de una terapia saludable. Tu terapeuta debe ser un aliado en tu proceso de crecimiento, no alguien que abuse de su poder.
  3. Violación de límites: En una relación terapéutica saludable, los límites son fundamentales. Si tu terapeuta traspasa tus límites personales, ya sea al hacer comentarios inapropiados, compartir información confidencial sin tu consentimiento o intentar establecer una relación fuera de la terapia, esto es un claro indicio de una relación tóxica.
  4. Falta de progreso: La terapia debería ser un proceso que te ayude a crecer y superar los desafíos emocionales. Si sientes que no estás progresando o que tu terapeuta no te proporciona las herramientas necesarias para enfrentar tus dificultades, es posible que estés en una relación terapéutica poco saludable. Un buen terapeuta debe brindarte orientación y apoyo adecuados para tu bienestar.
  5. Falta de confidencialidad: La confidencialidad es un principio fundamental en la terapia. Si descubres que tu terapeuta está compartiendo tus sesiones o información personal sin tu consentimiento, esto es una violación grave de la ética profesional y puede indicar una relación tóxica. Tu privacidad y confianza deben ser respetadas en todo momento.
Relación con terapeuta
Relación con terapeuta

Si identificas alguna de estas señales en tu relación con tu terapeuta, es importante tomar acción. Considera hablar con otro profesional de la salud mental para obtener una segunda opinión y evaluar la situación. Recuerda que mereces una terapia saludable y respetuosa que te ayude a alcanzar tus metas personales.

Te puede interesar:

Sal de esa relación tóxica por salud mental

¿Sabes qué es el perfeccionismo tóxico?