Micro infidelidades, casi es seguro que has caído en alguna

102
tipos de micro infidelidades
tipos de micro infidelidades

Todos hemos caído en ello, incluso en las relaciones más felices. Esos minutos extras perfeccionando nuestra apariencia o esos toques adicionales de perfume, todo para impresionar a alguien que nos interesa. Estas acciones son conocidas como micro-infidelidades. Querer impresionar a los demás y lucir más atractivos está arraigado en nuestra naturaleza. Nos ayuda a sentirnos amados y, como dice el refrán, la fortuna favorece a los valientes y también a los queridos. Las puertas parecen abrirse mágicamente, los apretones de manos se vuelven más fuertes y las promesas abundan. Incluso el sol brilla más intensamente para nosotros.

Vivir en la era digital, como lo hacemos ahora, facilita este tipo de comportamientos. Podemos llenar nuestro Instagram con nuestras mejores fotos (siempre mostrando nuestro mejor lado) y perfeccionar nuestros movimientos para alcanzar la perfección en las redes sociales, donde los “me gusta” llueven sin cesar. Sin embargo, existe una línea delgada entre presumir y provocar celos en nuestra pareja. Se trata de la diferencia entre hacer que las personas quieran ser como nosotros y hacer que quieran tener relaciones sexuales con nosotros. Bienvenidos a la forma de infidelidad de la que apenas somos conscientes: las micro-infidelidades.

Es ese tipo de comportamiento que a veces realizamos sin siquiera saber qué es. Es esa mirada coqueta en una fiesta cuando nuestra pareja está ocupada con los aperitivos. Es la forma en que contienes la respiración cuando la persona atractiva de la oficina pasa a tu lado. Es cuando eres siempre amable con la persona más atractiva en una reunión (lo cual, además, no es muy profesional si consideramos a los demás mortales que tienen algo importante que decir). Sabes que estás con alguien y que probablemente no deberías hacerlo, ¿verdad? Pero lo haces, porque hasta donde alcanzas a ver, no va a pasar nada. Una micro-infidelidad es como el coqueteo de lujo, con sus propias complicaciones. Se trata de la intención y el resultado que buscas.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por ViBE TV (@vibetvmx)

Es similar a cuando antes veías a alguien atractivo por la calle y lo mirabas más de lo normal antes de que tu pareja se diera cuenta, para luego volver a tu vida normal. Pero ahora tienes a tu disposición un amigo peligroso, del tipo “solo una copa más”, que está ansioso por meterte en problemas: tu teléfono móvil. Le encanta meterte en aprietos porque sabe muy bien que no puedes resistirte.

Un simple “me gusta” en Instagram. Nadie pensaría que serías infiel por darle un simple like a una foto (todos tenemos ese amigo que te despierta en la madrugada preguntándote por qué no le has dado like a sus fotos de vacaciones), pero existen ciertos comportamientos que sugieren una potencial infidelidad, o algo más. ¿Qué tipo de fotos estamos hablando? ¿Son siempre del mismo tipo? En esas fotos, ¿la gente está vestida? ¿Le das like a varios perfiles o te enfocas en uno o dos? Piensa lo que quieras, pero lo más probable es que estés cometiendo micro-infidelidades.

Con el avance de las nuevas tecnologías y las formas de comunicación, ha surgido una nueva forma de infidelidad. Es diferente a la tradicional y es posible que nunca se concrete físicamente, sino que se mantenga en un terreno intermedio: el digital. Puede parecer algo inocente y ridículo, pero si tu pareja se enterara, no estaría nada contenta.

Estamos hablando de las micro-infidelidades, que podríamos definir como aquellas relaciones en las que se cruza cierta línea de intimidad con alguien que no es nuestra pareja, pero que nunca se materializa en algo físico como una cita o simplemente sexo.

Es evidente que si descubres que tu pareja está teniendo relaciones sexuales con otra persona, eso es una infidelidad, sin discusión alguna. Sin embargo, las micro-infidelidades son mucho más sutiles. Se encuentran en una zona gris entre una amistad profunda y un coqueteo inocente. Lo que está claro en una micro-infidelidad es que uno de los miembros de la pareja está brindando atención a otra persona que normalmente se dirigiría a su pareja.

celos de pareja
celos de pareja

Aunque no implica sexo, estos comportamientos pueden ser muy dañinos para una relación y pueden llegar a destruirla, principalmente porque ocurren a espaldas de la pareja y se pueden considerar, al igual que la infidelidad tradicional, una traición a la confianza.

A continuación, te presentamos algunos ejemplos comunes de micro-infidelidades:

  1. Contarle a alguien, generalmente a través de internet o redes sociales, que te sientes atraído por él o ella.
  2. Tener una comunicación constante, incluso o especialmente durante la noche.
  3. Mentir u omitir que tienes una relación seria en las redes sociales.
  4. Mentirle a tu pareja acerca de lo que estás haciendo y las razones por las que no pueden estar juntos.
  5. Reconectar con alguien del pasado a través de redes sociales u otros medios sin contárselo a tu pareja.

En resumen, se trata de no ser honesto con tu pareja, mentirle u omitir la verdad para poder dedicar tiempo y atención a otras personas. Lo común en todas estas formas de infidelidad es que si tu pareja se enterara, se sentiría mal y traicionada.

Es importante recordar que cada relación establece sus propios límites y lo que puede considerarse una micro-infidelidad para una pareja puede no serlo para otra. La clave radica en la comunicación abierta y en el respeto mutuo de los acuerdos establecidos.

Las micro-infidelidades son un recordatorio de que la confianza y la fidelidad son fundamentales en una relación. No se trata solo de evitar el contacto físico con otras personas, sino también de cuidar la intimidad emocional y la atención que brindamos a nuestra pareja.

Te puede interesar:

¿Qué no deberías contarle a tu pareja de tu pasado amoroso?

Todas las parejas felices hacen esto