Elon Musk implantó un chip en un cerdo

Neuralink tiene un ambicioso proyecto que trabaja desde 2016.

37
Elon Musk implantó un chip en un cerdo
Pexels

Tal como lo anunció la semana pasada, Elon Musk presentó el primer implante de un chip en un cerebro, el cual es capaz de monitorear la actividad cerebral y neuronal, e incluso podría ayudar a combatir enfermedades como el Parkinson.

La presentación corrió a cargo de Neuralink y, aunque no fue el primer implante de un chip en un cerebro humano, sí fue la primera vez en la que se utilizó un chip para analizar directamente la actividad cerebral de un ser vivo.

Elon Musk apuesta por este tipo de tecnología para diferentes objetivos, desde crear la posibilidad de manipular un móvil con la mente hasta tener una forma de defendernos del avance de la inteligencia artificial y la cual podría acabar con la raza humana -según el millonario.

El experimento

Luego de cuatro años de experimentos y pruebas, el equipo de Neuralink –fundada por Elon Musk en 2016- al fin logró implantar un chip funcional en un ser vivo, el cual permite monitorear todas las ondas cerebrales en tiempo real.

El cerdo elegido fue Gertrude, quien ya contaba con el chip implantado. El animal no hizo nada más que comer y observar a los asistentes atónitos al ver su actividad cerebral en tiempo real, gracias al chip de Elon Musk.

Este dispositivo –inspirado en la actuación de Robert Downey Jr. como Tony Stark- aún no se prueba en humanos, aunque el propio dueño de Tesla asegura que las pruebas podrían empezar en menos de un año.

El reto de descifrar la mente

El chip de Elon Musk forma parte de algo que el empresario llama “cognición superhumana”, con la que se busca sacar el mayor provecho de la tecnología aplicada directamente a la forma en la que se conectan nuestras neuronas.

Los objetivos del proyecto son varios y abarcan desde la manipulación de dispositivos móviles con la mente hasta generar tratamientos completos que puedan curar enfermedades como el Alzheimer o el Parkinson.

Al respecto, Ari Benjamin, el investigador del Kording Lab de la Universidad de Pensilvania encargado de la presentación, explicó que el reto radica en decodificar la comunicación neuronal que ocurre en el cerebro y traducirla a lenguaje computacional.

“Decodificar metas y planear movimientos es difícil cuando no entiendes el código neural en el que se comunican las neuronas”, declaró el investigador en entrevista para la BBC Mundo.

Con información de BBC Mundo

VIBEtv