¿Cómo hacer home office y ser profesor de tu hijo?

Aquí una serie de recomendaciones que facilitarán tu responsabilidad cada semana

51
Home office y educación de hijos
Kinich-School

La suspensión de actividades como resultado del nuevo coronavirus, parece que nos puso en una situación bastante complicada para aquellos que cumplimos con la responsabilidad de educar a nuestros hijos y trabajar para el sustento familiar. Así que nos vemos en un conflicto para cumplir con el home office y estudiar con los pequeños. Pero ¿qué se puede hacer para no morir en el intento?

Las recomendaciones principales son nunca dejar de ser creativos y organizar el tiempo, esto facilitará cumplir cabalmente con el trabajo y vigilar que los niños o niñas realicen las actividades del colegio. Sin embargo, Maple Bear, compañía líder en programas pedagógicos que se basan en la metodología canadiense, nos da un par de consejos para llevar a cabo nuestro home office y educar al mismo tiempo.

Organizar la agenda para el home office

La familia debe tener horarios definidos para realizar sus actividades. Sin interrupción cumple con tu home office y luego dedica tiempo para seguir el desempeño de tu pequeño en la escuela. También establece horarios para revisar tareas y qué material van a ocupar al día siguiente.

Es muy importante que desde la infancia crees en ellos y ellas, la responsabilidad de ver por sus propias cosas como tareas, rutinas y hábitos. Esto facilitará todo en casa, mientras se dedican a cumplir con sus labores, papá y mamá siguen en su actividad de home office.

Hay que procurar la organización de videoconferencias en horarios que nuestros hijos  e hijas estén desarrollando algo que no requiera supervisión.

Es fundamental crear una rutina y seguir con los horarios previos al aislamiento, así los adultos en su home office bien presentables y niños tomando clases sin quedarse en pijama.

Horarios de esparcimiento

Si es posible, comunicar a los profesores sobre las actividades de home office que se desarrollan con la intención de que dejen tareas que no requieran del uso de un dispositivo electrónico y que sean sencillas de resolver.

Los pequeños deben tener horarios de tarea y juego, esto también facilitará continuar con el ritmo de home office. Además es ideal que no trabajen en la misma zona, ya que, aunque los hijos aprenden con el ejemplo, seguro habrá distractores para ambas partes.

Buscar interacción social de los niños. Si es posible, hablar con los demás padres para que tengan encuentros virtuales con sus compañeros de clase, para que interactúen y se diviertan. Esto les permitirá entender que se pueden adaptar a las circunstancias y que en algún momento regresará a la normalidad.

Durante un tiempo de descanso sería muy bueno salir al jardín o caminar. Un buen momento para platicar de las actividades como el home office y para escuchar las inquietudes de nuestros niños: qué quieren, qué esperan, qué emociones tienen y qué les gustaría aprender o hacer. La comunicación en familia es muy importante.

VIBEtv