La cerveza es una bebida creada e impulsada por mujeres

97
Cerveza
Foto: Pexels

La cerveza es una de las bebidas más populares y una de las más antiguas, pero algo que poco se difunde es que se trata de una creación impulsada por las mujeres, por lo que en este Día Internacional de la Cerveza -que se festeja el primer viernes de agosto- hablaremos un poco de ello.

Aunque hay registros de bebidas fermentadas en la China desde el año 7000 A.C., el origen de la cerveza se remonta a la antigua Mesopotamia, en las áreas de Irán e Irak, donde se cree que desde el año 3500 A.C. las mujeres fabricaban esta bebida. Sería en Egipto donde la bebida alcanzaría su popularidad más alta al grado que se exportaba a otras culturas.

De acuerdo con el dr. Patrick Gogern, arqueólogo biomolecular de la Universidad de Pensilvania, las primeras maestras cerveceras eran mujeres ya que ellas eran las que se dedicaban a experimentar en la cocina, aunque también hay registros de hombres cazadores cerveceros.

El arte de la cerveza pronto se vinculó a rituales religiosos y las cerveceras fueron tratadas como sacerdotisas, como en los países nórdicos, donde incluso tienen deidades que otorgan cualidades divinas a la cerveza. Un ejemplo es la diosa Raugutiene de la mitología báltica y eslava y otro el de la diosa Kalevatar, de la cultura finlandesa, la cual se cree que inventó esta bebida mezclando miel con saliva de oso.

Sin embargo, la cultura cervecera no se quedó únicamente en lo religiosos y en realidad su consumo era cotidiano pues, de acuerdo con El Español, la mayoría de las mujeres europeas alimentaban a sus familias con bebidas alcohólicas ricas en nutrientes.

Llega el lúpulo

Sería hasta la Edad Media cuando se incorpora el lúpulo a la mezcla de la cerveza gracias a las investigaciones y trabajo de Santa Hildegarda de Bingen, una monja erudita que se volvió santa por sus trabajos en teología.

Con este ingrediente la conservación de la cerveza era mucho más fácil y por tanto ayudaba en su producción y popularidad, lo que en el siglo XVI llevó a las clases dominantes a prohibir su consumo por los efectos que tenía en la sociedad.

De hecho, algunos historiadores señalan que las maestras cerveceras comenzaron a ser acusadas de brujería y que la imagen clásica de las brujas (una mujer con sombrero puntiagudo, escoba y moviendo una olla enorme en medio del bosque) en realidad es la imagen distorsionada de las cerveceras, quienes fueron poco a poco abandonan la tradición, o ejerciéndola a escondidas, para escapar de los castigos de la iglesia.

Cuando comenzó a la naciente industria cervecera, es decir, cuando esta bebida se convirtió en una actividad económica importante en el Renacimiento, se relegó el papel de las mujeres ya que en ese tiempo no se acostumbraba a que ellas participaran en la economía.

Te recomendamos:

Impetuosa, la cerveza que busca visibilizar la violencia de género y cerrar brechas

Pía León se convierte en la mejor Chef del Mundo, según The World’s 50 Best Restaurants

VIBEtv