Comida rápida: los riesgos de comer la pizza fría

La pizza podría ser una lugar perfecto para la proliferación de bacterias, por lo que comerla sin calentarla podría ser una acción que pueda afectar a tu salud.

380
Pizza fría
Foto: Pixabay

Sabemos que comer pizza fría es una de las costumbres mucho más recurridas que conocemos, pero esta práctica podría no ser benéfica para tu salud, y aunque es una costumbre fácil de eliminar, ya que ver en la mesa la caja con pizza la hace un bocadillo rápido y delicioso que podemos tomar incluso en el desayuno, y en ocasiones lo hacemos sin siquiera pensarlo.

En más de una ocasión hemos disfrutado de una buena pizza para terminar la tarde o como el compañero ideal para una tarde películas, pero casi siempre suele sobrar un par de rebanadas que prefieres no desechar y guardar para comer al día siguiente. A otro día, las prisas o simplemente por ahorrar un poco de tiempo decides tomar una rebanada de pizza y comerla fría, sin embargo, esta no es una muy buena idea y podrías estar dañando tu salud sin saberlo. 

Comer un trozo de pizza que se ha quedado toda la noche sobre la mesa, podría parecer una buena opción a primera vista ya que esta se conserva en su mismo estado que la noche anterior, o al menos eso era lo que creíamos.

Los peligros de la pizza fría

Según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, una de las principales causas por las que comemos pizza fría se debe a factores como mudanzas, en especial en el caso de los estudiantes, quienes al comenzar una vida lejos de la casa de sus padres es muy probable que no cuenten con algunos artículos como un refrigerador o una estufa para cocinar o guardar sus alimentos, lo que incrementa el consumo de comida fría.

Cundo consumimos pizza fría aumenta el riesgo de una intoxicación alimentaria, incluso si tu pizza no contiene carnes frías. Si bien el queso o el pan de la pizza no representa un riesgo para la salud, los aditamentos como jitomates o verduras frescas, son perfectos para la proliferación de baterías que a simple vista no pueden ser detectadas.

El contacto del calor y enseguida el enfriamiento de la pizza hacen que estas se vuelva el ambiente perfecto para el crecimiento de las bacterias o patógenos que dañan la salud, por lo que si dejaste toda la noche el producto sobre la mesa o en algún sitio a la intemperie, es mejor que te deshagas de esa pizza y optes por un alimento mucho más fresco o bien la próxima vez que ordenes pizza será mejor que la pongas a refrigerar si es que te sobraron algunas rebanadas y las calientes antes de comerlas. 

VIBEtv