IPN estudia propiedades del aceite de oliva contra el Parkinson

Los resultados se alcanzaron tras estudiar el efecto en varios ratones.

107
IPN estudia propiedades del aceite de oliva contra el Parkinson
Pexels

Investigadores del Instituto Politécnico Nacional (IPN) investigan las propiedades del aceite de oliva en el combate a enfermedades como el Parkinson, de acuerdo con un estudio publicado en la revista especializada Toxicology Research and Application.

A través de un comunicado de prensa, el IPN dio a conocer los detalles de la investigación que estudia el efecto del aceite de oliva en la protección de neurotransmisores y, por tanto, en el combate de males como el Parkinson.

La investigación sobre los beneficios del aceite de oliva forma parte de la denominada Nueva Escuela Mexicana, la cual tiene por objetivo generar un cambio en el estilo de vida de los mexicanos para promover hábitos más saludables.

Los responsables del estudio sobre el aceite de oliva y el Parkinson son los doctores Eunice Farfán, Antonio Abad, Alberto Alatorre, Teresa Pérez, Enrique Querejeta y Marvin Soriano Ursúa de la Sección de Estudios de Posgrado e Investigación de la Escuela Superior de Medicina del IPN.

Los investigadores aseguran que encontraron similitudes estructurales entre la dopamina –neurotransmisor central de las emociones y del movimiento- con el aceite de oliva, por lo que podría ser como protector natural.

Los resultados se alcanzaron luego de estudiar los efectos del aceite en ratones, quienes presentaron “un progreso notable en la fuerza muscular”, contrario a aquellos que recibieron una solución salina o aceite de maíz.

Para verificar las diferencias, se realizaron estudios posteriores en la corteza cerebral, cerebelo y algunos grupos de neuronas que se encuentran en el tallo cerebral.

“Al realizar un análisis de ese aceite encontraos que contiene tiroslo, hidroxitirosol, oleuropeína y oleocantal, moléculas que comparten estructuras químicas muy similares a la dopamina y pudieran tener algún efecto neuroprotector”, declaró Soriano Ursúa, uno de los investigadores.

Además del aceite de oliva, el IPN también estudia los aportes que pueden tener las vitaminas del grupo B y ácidos grasos Omega 3, 6 y 9, considerados antioxidantes y protectores de la degeneración del tejido nervioso.

VIBEtv