La dieta que debes seguir según tu tipo de sangre

Recuerda que son sólo sugerencias y la mejor dieta es la que tiene el mejor equilibrio.

78
La dieta que debes seguir según tu tipo de sangre
Karolina Grabowska / Pexels

Existen infinidad de dietas en internet, muchas de ellas diseñadas para lograr diferentes objetivos y pensando distintos tipos de cuerpos, pero ¿alguna vez has visto una dieta diseñada a partir de tu tipo de sangre?

Esta forma de planear tu alimentación fue diseñada por el médico naturópata, Peter D’Adamo, quien en 1996 publicó un libro con una dieta por cada tipo de sangre bajo la hipótesis de que cada cuerpo tiene una necesidad diferente de micronutrientes.

Cabe señalar que las dietas que te presentamos no son estrictamente regímenes alimenticios, sino más bien sugerencias de alimentos que deberías incluir más en tu dieta diaria dependiendo de tu tipo de sangre.

Sangre tipo O

La dieta para la sangre tipo O, según D’Adamo, debe ser baja en granos, trigo, maíz, productos lácteos y legumbres (como lentejas y frijoles), y en cambio debe ser rica en proteínas provenientes de la carne y el pescado.

Si eres vegetariano o vegano, puedes sustituir la proteína animal agregando algas marinas, brócoli, espinacas y aceite de oliva.

Sangre tipo A

La dieta recomendada para la sangre tipo A es una rica en frutas y verduras y muy baja en carnes rojas o de cerdo. Lo ideal para quienes tienen este tipo de sangre según el experto son las carnes magras, los mariscos, el tofu y los cereales integrales.

Asimismo, se recomienda el consumo constante de piña, aceite de oliva y, al igual que la sangre tipo O, se debe mantener un consumo bajo de trigo y maíz.

Sangre tipo B

Para las personas con sangre tipo B se recomienda una dieta variada que sea rica en lácteos, carne, mariscos, cereales y fruta fresca. Lo que se debe medir para las personas con este tipo de sangre son las verduras verdes, huevos, vísceras, pollo, maíz, maní, lentejas y trigo.

Sangre tipo AB

Finalmente, para el grupo de sangre AB se recomienda un consumo alto en tofu, cordero, pescado, cereales, frutas y verduras. D’Aramo asegura que la soya también es buena para este tipo de sangre, así como el pollo, las algas marinas y el trigo sarraceno.

Recuerda que estas dietas son sólo sugerencias ya que no se ha comprobado que cada tipo de sangre necesite una alimentación especial. La mejor dieta siempre será la que tenga el mejor equilibrio de micronutrientes.

Con información de Poosh

VIBEtv